-    Escrito por esther

La cumbre de Doha, continúa la lucha contra el cambio climático

Una nueva conferencia con el cambio climático como punto de mira, acaba de celebrarse en Doha (Catar). Representantes de 200 países asistieron a dicha cumbre, que se prolongó desde el lunes 26 de noviembre al viernes 7 de diciembre. A pesar de la larga duración de la misma, ha vuelto a repetirse lo que viene siendo ya tradición en este tipo de cumbres, y los acuerdos logrados no han sido demasiado satisfactorios.

COP18

La Cumbre de Doha es la XVIII Conferencia de las Partes de la ONU sobre Cambio Climático (COP18); a pesar de que cada año aumentan los fenómenos meteorológicos extremos, como consecuencia del aumento de la temperatura global, los acuerdos logrados en este tipo de cumbres parecen avanzar a paso de tortuga.

Temas tratados en la Cumbre de Doha

De esta cumbre sale renovado el Protocolo de Kioto, que se prolonga hasta 2020, aunque su ratificación no cuenta con grandes potencias como Japón, Rusia, Canadá, Nueva Zelanda ni Estados Unidos.

Los países que se han comprometido a reducir su emisiones durante el segundo periodo de Kioto, son los de la Unión Europea, así como Australia, Noruega y Suiza, que generan poco más del 15 % del total de emisiones contaminantes mundiales.

Otro de los puntos candentes de COP 18 ha sido la financiación a países en desarrollo, para que puedan disponer de la tecnología necesaria que garantice un modo de vida sostenible. Esta inversión se denominaría Fondo Verde para el Clima. Asimismo, en este fondo se administraría la ayuda necesaria para que los países afectados por el cambio climático puedan compensar de alguna forma las pérdidas y daños causados.

Otro punto importante de la cumbre de Doha, es que reduce las posibilidades de adquirir derechos de emisión procedentes de otros países menos industrializados.

Las ONG, asistentes al evento, lamentaron que no se haya conseguido un compromiso por parte de los países desarrollados para aumentar la financiación para el clima, ni tampoco un acuerdo unificado para detener el calentamiento global.

Las emisiones de dióxido de carbono, el principal gas de efecto invernadero, crecerán este año un 2,6% a nivel mundial y duplican ya las tasas de 1990, fundamentalmente por las aportaciones de grandes potencias en desarrollo como China o India.