UP

-     Escrito por canguro

Ahorrar desenchufando todo lo que no utilices

Durante los últimos meses hemos realizado un estudio y un seguimiento en un hogar normal sobre el consumo de luz y maneras de poder ahorrarlo.

También aclaramos que estamos buscando ahorrar sobre lo que no utilizamos, no sobre el consumo total. El consumo total depende de tu actividad en la casa.

Las cosas enchufadas consumen, no sólo las que tienen un piloto de color rojo o dan la hora. Según las medidas que hemos realizado, hasta cables sueltos tienen consumos bajos que son apreciables si los valoramos, por ejemplo, durante un año, que son 8760 horas.

Imaginad algo que consuma tan poco como 10 W. Si no lo desconectamos durante todo un año, el consumo será de 13,14 € (con el precio del KWh a 0,15 €, IVA incluido). ¿Cuántos consumos pequeños podemos tener en nuestra casa sin darnos cuenta?

¿Cómo hemos llevado a cabo el experimento?

Lo primero, hemos elegido una casa recién reformada la instalación eléctrica para evitar posibles problemas que desvirtuaran los datos.

Lo segundo, y último, ha sido un medidor de consumo instantáneo. En este caso uno de efergy que costó 70 €. Su instalación es muy sencilla (sólo requiere colocar una arandela alrededor del cable principal que está en el cuadro de luces. Ni cinco minutos de instalación. Más adelante, hemos descubierto que estos medidores no son fiables para algunos electrodomésticos, por lo que os recomendamos que os hagáis con un polímetro, que os puede salir incluso más económico.

Premisa: ¿se puede dejar de desperdiciar?

Por supuesto que si nos duchamos con agua fría, no cocinamos los alimentos y utilizamos velas, podemos llevar nuestro consumo de luz a cero, pero lo que proponemos hoy es no perder ningún privilegio. El plan es ahorrar en lo que desperdiciamos cuando no estamos utilizando los electrodomésticos y sólo tomarnos alguna molestia en subir o bajar un interruptor.

Así que vamos a hablar de cómo reducir el consumo innecesario.

Primera fase: cuánto consume la casa sola

La idea principal que queríamos revisar es cuál es el consumo mínimo, es decir, el consumo cuando no estamos gastando electricidad extra, de día. Aunque no os lo parezca, la mayor parte de las horas, la casa está sola porque estamos trabajando o durmiendo. Éste es el punto en el que realmente hay posibilidad de ahorrar.

Los datos para esta casa son bastante buenos. Recordemos: tenemos enchufados pero no estamos usando todos los electrodomésticos básicos (lavadora, horno, vitro, termo de agua), televisión, router y decodificado de fibra, móvil y lamparitas de noche. La nevera sí está funcionando y es imprescindible que así siga.

El consumo instantáneo para esta casa que arroja el medidor. Hay una parte de esta medida que se debe a la potencia reactiva, una medida fantasma que os explicaremos después.

la foto 2

El consumo instántaneo es de 287W. Es decir, 0,287 kWh. Con el precio de la luz en 2014 en España: en este caso, 3,75 céntimos de euro a la hora. Si calculamos al mes (24 horas y 30 días) unos 29 € al mes de consumo (sin incluir impuestos, tasas, alquieres, mantenimientos,…). Ya no parece tan poquito, ¿verdad?

Segunda fase: Saber a qué corresponde cada interruptor en el cuadro de luz

En nuestro caso, hemos etiquetado sólamente los interruptores más imporantes que pertencen a cosas aisladas. El resultado es el siguiente:

la foto 1 (1)Hemos identificado:

1. Las dos paredes de la cocina. Una en la que está la nevera y la otra en la que están el lavavajillas y el micro.

2. El horno y la placa vitrocerámica.

3. La instalación de aire acondicionado.

Tercera fase: comienzan las pruebas

1. Empezamos a desenchufar cables innecesarios, como el de la televisión o cargadores que se han quedado conectados.

El ahorro que marca nuestro medidor es de entre 3 y 10 W por cada cable desconectado. Los que cuentan con un relojito o con un mando a distancia, rondan los 8-10 W, los cables sueltos no conectados a nada, entre 3 y 5 W. Gran parte de este consumo se debe a la potencia reactiva, es decir, no es un consumo real si no que es culpa de este tipo de medidores. Cuando se hace la medida correctamente, con un polímetro, los datos de consumo son menores, por lo que la medida es exacta y no aproximada.

2. Nos vamos al cuadro de luz y revisamos los interruptores. ¿De qué podemos prescindir sin complicaciones? Pues en invierno, del aire acondicionado sin mayor problema. El ahorro es de 55 W sólo por bajar el interruptor. Ya estamos empezando a hablar de 5,5 € al mes sólo por tenerlo desconectado. Éste consumo sí es totalmente real. El aire acondicionado consume esta potencia para mantener los circuitos preparados ante un eventual encendido. Tanto en invierno como en verano. Si lo has usado hace dos minutos o si hace 7 meses que no lo usas.

la foto (3)

3. Podemos seguir desconectando, ¿verdad? El microondas lo utilizamos a lo sumo una vez al día y tenemos un interruptor que no lleva nada conectado  (el primero de todos). Quitamos esos dos a ver qué sucede:

la foto 4Otro pequeño avance y nos quedamos en 191 W. Parte de este ahorro es real y otra parte es potencia reactiva, pero vamos avanzando. Cuando queramos utilizar el microondas, tenemos que subir el interruptor. Esta acción no merece demasiado la pena si vas a utilizar el microondas varias veces al día, pero si tu microondas tiene reloj LCD sí realizaras un pequeño ahorro, que al cabo de un año, se notará.

Como podréis ver en los comentarios del post, según otros estudios y consultas a desarrolladores de electrodomésticos, el ahorro del aire acondionado sí es 100% real al desconectarlo, pero otros electrodomésticos se deben a la potencia reactiva.

Actualización: Noel y Roberto, en sus comentarios, nos informan de un artículo que indica que estos medidores a menudo fallan con las placas táctiles:

http://renaissance.unizar.es/index.php/component/content/article/161-contadores-instantaneos-y-consumo-fantasma-algunas-precisiones

Es verdad que lo que os contamos en el siguiente apartado es un dato demasiado alto y nos ha extrañado durante todo el proceso, pero en nuestro caso, aprendiendo a desenchufar hemos bajado un 45% la parte de consumo de la factura. 

Fin de la actualización.

El enchufe que lleva el horno y la placa (es una placa táctil) es un enchufe diferente al del resto de la casa puesto que tiene que soportar más potencia, en algún momento puntual de cocinar con dos fuegos y tener el horno calentando (imaginad una comida familiar) el consumo combinado de estos dos elementos puede superar fácilmente los 5000 W.

Pero la realidad del día a día es distinta y es muy probable que el horno lo utilices una o dos veces por semana y la placa una o dos veces al día. Vamos a por los resultados.

la foto (6)

Aquí se concentra todo el consumo fantasma de la casa que mide nuestro aparato.

Gracias a vuestros comentarios, a contrastar la factura de la luz durante los siguientes meses, y a la utilización de un polímetro, hemos visto que este dato que devuelve nuestro medidor se reduce entre un 50 y un 95%, es decir, el consumo de potencia real sería de 5 a 60 W. En nuestro caso real, contra el consumo que nos llega, el ahorro es de 35W en vez de serlo de 120W, como indica el medidor.

En momentos en los que la nevera no está enfriando, el consumo instantáneo en la casa desciende hasta los 30 W.

En resumen:

– Desenchufar aparatos que mantengan el piloto rojo encendido (y estén preparados para encenderse mediante una señal de infrarrojos) supondrá un ahorro de unos 15 W.

– Quitar el aire acondicionado en los meses que no se usa (10 meses de 12, posiblemente) rondará los 55 W.

– Desenchufar electrodomésticos que no tienen uso habitual o que se están cargando “infinitamente” nos puede suponer un ahorro continuo de 35 W.

En total: 105 W.

Con el KWh a 0,15 céntimos de euro (IVA incluido), en un mes de invierno, podemos ahorrar 105 Wh durante todas las horas del día, 24 horas, durante todo el mes, 30 días. Esto supone un ahorro de 11,34 €/mes, IVA incluido.

Por supuesto, esto es hilar muy fino, pero si eres de los que se deja la televisión puesta todo el día, o no apaga las luces cuando no son necesarias, realizar estas prácticas puede cambiar enormemente tu factura de la luz (la parte de consumo, no olvides que la parte de impuestos a menudo es hasta mayor).

¿Te animas a hacer la prueba? ¿Tienes dudas? Escribe tus comentarios y tus preguntas y comparte. Podemos hacer un cambio.

*Agradecemos a Dimas que nos dio la idea antes de verano.

ElBlogVerde.com

Newsletter