El humo invade Buenos Aires

En un hecho sin precedentes, la quema de pastizales en la provincia argentina de Entre Ríos derivó en un incendio de grandes proporciones, con más de 500 focos. El humo afecta a un área de unos 200 kilómetros y, desde hace varios días, se ha instalado en la ciudad de Buenos Aires.

Humo en Buenos Aires

Ya no quedan rincones donde se pueda respirar con normalidad en la capital argentina. El manto de humo y el olor a quemado han invadido las calles y los hogares. A lo largo del día se han cerrado carreteras, la terminal de ómnibus de Retiro, el aeroparque y el puerto, en un intento por prevenir accidentales fatales como los que ya han ocurrido ante la falta de visibilidad.

El Ministerio de Salud de la ciudad informó que cerca de 300 personas fueron atendidas en los hospitales públicos por irritación ocular y por casos de alergia. Ante el avance del problema, se ha decretado el alerta amarilla en todos los centros de salud.

El humo incluso se filtró por debajo de la tierra y ha llegado hasta el subterráneo. La Línea C, por ejemplo, debió interrumpir su servicio durante cuatro horas. Muchas escuelas han suspendido las clases o impidieron la realización de actividades al aire libre. Los especialistas han recomendado que niños y ancianos salgan lo menos posible de sus hogares. Vecinos de las localidades de Ezeiza y de Pilar, por su parte, acaban de denunciar que llueven grandes trozos de ceniza sobre las calles.

¿Cómo se llegó a esta increíble situación? Los productores rurales, en un intento por rentabilizar sus campos, comenzaron a realizar quemas intencionales de los pastizales, una práctica habitual a pequeña escala. La intención es que, en los suelos quemados, crezca nuevo pasto para alimentar a los animales.

Quema de pastizales

El titular del Instituto Nacional de Tecnología Agropecuaria (INTA), Carlos Alberto Cheppi, explicó que los primeros focos de incendio se registraron el pasado 3 de abril en la zona del Delta y en islas entrerrianas. Esos primeros cuatro focos detectados se transformaron en 570 en el día de ayer, de acuerdo a las imágenes satelitales que analizó Cheppi. El funcionario aclaró que el INTA trabaja “desde hace tiempo” para erradicar la deforestación en el Delta, ya que la quema de pastizales afecta al ecosistema de la región.

La secretaria de Medio Ambiente, Romina Picolotti, aseguró que “hay 70 mil hectáreas que se están quemando” y también acusó a los productores rurales por los incendios. Por su parte, el ministro del Interior, Florencio Randazzo, resaltó: “El Gobierno no tiene ninguna responsabilidad en lo que está sucediendo. Son productores agropecuarios que en forma irracional utilizaron la quema de pastizales para bajar los costos y aumentar la rentabilidad”.

Como si fuera poco, el pronóstico para los próximos días no es alentador. El Servicio Meteorológico Nacional aclaró que, dada las condiciones climáticas, el humo se intensificará en las próximas horas. El organismo ha lanzado un alerta para el sur de Entre Ríos, el Río de la Plata, el delta del Paraná, el este de provincia de Buenos Aires y la ciudad de Buenos Aires.

Por último vale la pena aclarar que, de acuerdo a las mediciones realizadas por el gobierno, el monóxido de carbono en el aire aún se encuentra dentro de los máximos tolerables por el organismo humano. Este mediodía llegó a 15,3 partes por millón (PPM), una cifra muy superior a la habitual pero inferior al valor límite admisible (35 PPM).

Fotos: Flickr (I) y Flickr (II)

3 pensamientos sobre “El humo invade Buenos Aires”

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>