Escrito por Tendenzias

El cobre permitiría ahorrar 320 millones de toneladas de CO2

Las problemáticas medioambientales no sólo han alterado la fisonomía del planeta sino que han provocado en los seres humanos reacciones de lo más diversas. En este sentido, no hace falta investigar demasiado para advertir que, mientras numerosas personas optaron por desarrollar estrategias para combatir la contaminación y concientizar sobre las consecuencias de la actividad humana sobre nuestro entorno, otras dejaron en evidencia una cierta incredulidad frente a la existencia de posibles transformaciones negativas para la Tierra.

Por supuesto, más allá de la postura adoptada por los ciudadanos, no hay que olvidar que los responsables de esta caótica situación mundial en materia medioambiental son los gobernantes, quienes parecen ser incapaces de ponerle un freno a ciertas cuestiones que atentan contra la vida de todas las especies. Claro, gran parte de ellos se moviliza a partir de intereses políticos y sólo demuestra compromiso cuando necesita convencer a la sociedad.

Si traducimos estas características a un caso concreto e intentamos sacar una conclusión al respecto, es posible que nos demos cuenta que los hombres tienen a su disposición una gran cantidad de herramientas para luchar contra todas aquellas cuestiones que ponen en peligro la supervivencia de todos los seres que habitan este mundo, pero también quedaría demostrado que falta voluntad para lograr ese objetivo.

Analicemos un caso concreto. El Centro Español de Información del Cobre (CIEDIC) ha asegurado que, de emplearse una mayor cantidad de cobre en los motores industriales y en los transformadores de la red de media tensión, se podría llegar a reducir de forma considerable la producción eléctrica anual.

Por supuesto, no es cuestión de confiar por completo en estas apreciaciones, pero no estaría mal que desde el plano político se estudiara esta posibilidad que evitaría la emisión anual de alrededor de 320 toneladas de CO2.

Como presidente de CIEDIC, José Ramón Morales admitió ante la prensa que la utilización del cobre en los transformadores elevaría su valor cerca de un 12 por ciento y es por esa razón que no se fabrican ya que, de acuerdo a sus palabras, tanto las compañías energéticas como la industria en general “prefiere ir a lo más  barato y dar así valor al accionista a corto plazo”, tal como reproduce la agencia Europa Press.

¿Qué ventajas le atribuyen desde CIEDIC al cobre? Pues, además de su capacidad de disminuir la emisión anual de millones de toneladas de CO2, los expertos señalaron que este metal puede ser reutilizado sin perder sus propiedades y, en su proceso de reciclaje, se puede ahorrar hasta un 80 por ciento de la energía que se necesita para producirlo a partir del mineral.

Foto: Flickr

ElBlogVerde.com

Newsletter