UP

-     Escrito por esther

Contra la contaminación acústica: coches silenciosos

El tráfico es, a día de hoy, la principal fuente de contaminación acústica. Coches, motos, aviones y todo tipo de vehículos motorizados que recorren cielo y tierra son perjudiciales para la salud de las personas, no ya por la contaminación ambiental, que es un punto muy importante, sino por la acústica. La Organización Mundial de la Salud señala que el ruido es uno de los factores externos que pueden llegar a enfermarnos y por encima de 65 decibelios de día y de 55 en la noche es especialmente nocivo para todos. La OMS señala así, que es fundamental que los fabricantes de automóviles y otros medios de transporte deben trabajar para reducir al máximo los sonidos que emanan los equipos y motores. La organización señala que estos medios son los culpables del 80% de la contaminación acústica de nuestras ciudades.

A día de hoy prácticamente todas las marcas de automóviles son conscientes de la gravedad del asunto, de ahí que estén investigando para innovar al respecto y tienen en mente poner en el mercado coches silenciosos. Las firmas fabricantes de coches silencios que más están trabajando a este respecto son, mayoritariamente, de alta gama, todo hay que decirlo: Jaguar, Lexus, Audi, Lancia, BMW y Mercedes-Benz. Para conocer mejor en qué líneas se trabaja, analizamos las ‘partes’ de los vehículos que influyen en que estos sean más o menos ruidosos.

contaminacion-acustica-automoviles-silenciosos

¿Qué convierte a los automóviles en coches silenciosos?

Una de las claves está en el motor de las máquinas. En un trayecto normal a 120 kilómetros por hora, la cifra media de ruido que se puede percibir es de 68 decibelios. Un valor de 73 puede considerarse aceptable, pero si se supera esa línea ya es incómodo y molesto. Por supuesto, el motor es clave, ya que si un auto tiene mucha fuerza es probable que emita mayores sonidos. Ante esto las marcas fabricantes de automoción ese afanan en perfeccionar al máximo los mecanismos, de forma que los modelos que citábamos antes, van desde los 64,2 db hasta los 65,9. En todos estos casos, son niveles más que aceptables que aseguran la comodidad de los ocupantes del medio de transporte y del entorno.

Otro punto a estudiar son los neumáticos. Las ruedas, al ser el contacto directo del coche con el asfalto, pueden influir muchísimo en la contaminación acústica de las ciudades. Tanto es así que, un vehículo que circula a 30 kilómetros por hora, el rodaje de las ruedas supone en torno al 30% de los ruidos que emite el auto. Si se sube de velocidad, se puede llegar a 90% cuando se va a 130km/h. Este punto se ha trabajado especialmente para ir en línea con la obtención de coches silenciosos para circular por la carretera, de forma que desde 1980 el ruido de los neumáticos de los turismos ha caído de manera considerable.

Un tercer punto es ajeno a las factorías del sector de la automoción y hace referencia al asfalto en sí. ¿Sabéis que el tipo de asfalto influye notablemente en la contaminación acústica que los coches generan al pasar sobre ellos? Los más recomendables son los pavimentos porosos, que reducen la contaminación de ruido entre 4 y 6 decibelios.

Consecuencias de la contaminación acústica en ciudades

contaminacion-acustica-consecuencias-en-ciudades

Trabajar los automóviles para fabricar máquinas cada vez más perfectas y conseguir así coches silenciosos para vender, es muy importante para la salud de las personas. Al comienzo poníamos el acento sobre cómo la OMS considera que el ruido es uno de los factores ambientales que pueden ser causante de un mayor número de enfermedades. Es algo que probablemente no nos habíamos parado a pensar, pero que influye notablemente en el bienestar que sentimos, especialmente aquellos que viven en grandes ciudades.

Los efectos perjudiciales que provoca estos sonidos, ya molestos por superar los límites razonables, van desde problemas auditivos, pudiéndose generar la pérdida de audición o sentir molestos pitidos en los oídos de manera continua; problemas psicológicos, pues al final producen irritabilidad y estrés, ansiedad y problemas de comunicación; problemas fisiológicos, ya que son productores de un aumento de la frecuencia cardiaca e incluso de la presión arterial; y alteraciones en el sueño y, por tanto, en el cansancio, provocando que el rendimiento baje notablemente.

Elegir los coches silenciosos para renovar vehículo

A la hora de adquirir un automóvil es recomendable tener en cuenta esta información. No está de más preguntar al vendedor cuál es el nivel de ruido que va a emitir nuestro coche, o elegir un automóvil híbrido, pues al final, eso es clave para nuestra salud y la de nuestros seres queridos. Normalmente vamos conduciendo con amigos, con familiares, e incluso con niños, y no queremos nunca que ellos se vean perjudicados por tema de contaminación ambiental.

contaminacion-acustica-coches-silenciosos-renovar-vehiculo

Este factor debe contemplarse dentro de los parámetros de seguridad que se le exigen normalmente a un automóvil que se quiere comprar. Siempre nos fijamos en el tipo de motor, los dispositivos de frenos, los airbag, prestaciones que nos garantizan, en cierta medida, que en caso de colisión la dinámica y equipamiento de la máquina hará que el daño sea el menor posible. En este caso también deberíamos incluir el tema de los ruidos. Al final se trata de comprar coches silencios que sean seguros en muchos sentidos y la contaminación acústica es uno de ellos.

Para finalizar, y para hacernos una idea de lo que suponen los decibelios que antes apuntábamos al hablar de marcas, os damos unas referencias de ruidos cotidianos que tal vez no somos conscientes, pero llegan a rallar lo perjudicial para la salud: desde los 30 db de una biblioteca o los 50 db de una conversación normal, a los 70 db de una oficina con más de 50 personas, el claxon del coche en un atasco 90 db, 110 db en el interior de discotecas y pubs de marcha, 115 db motocicletas que no están equipadas con silenciador y 130 db cuando se trata de un avión que sobrevuela una urbe.

España es una de las ciudades europeas donde más se sobrepasan los límites, según un estudio de la Fundación La Caixa. Casi el 60% de los ciudadanos padece niveles de ruido perjudiciales que superan sobradamente los 65 decibelios.

ElBlogVerde.com

Newsletter