UP

-    Escrito por esther

Contaminación atmosférica

Como de buen seguro sabrás, se llama contaminación a la difusión y a la transmisión de gases tóxicos y humo a medios como el agua, o la atmósfera (motivo por el cual, a esta última, se la conoce como contaminación atmosférica). 

contaminacion atmosferica
Por este motivo, cada vez son más los grupos de acción que luchan por concienciar no sólo a la propia población de los peligros que, tanto para la salud como para el medio ambiente, supone la contaminación atmosférica, sino también a instituciones y grupos políticos que –a fin de cuentas- son los que pueden decidir en la contaminación de la atmósfera.

Contaminación atmosférica: qué es y cuando se produce

Principalmente, la contaminación de la atmósfera deriva fundamentalmente de productos secundarios sólidos, gaseosos o líquidos, y por residuos que además de poner en peligro la salud del hombre y del propio medio ambiente en sí (plantas y animales), puede atacar a distintos materiales, producir olores en cierto sentido desagradables, o llegar incluso a reducir la visibilidad.

Y es que cada año, los considerados como países industrializados generan miles de millones de toneladas de contaminantes, que son expulsados a la atmósfera repercutiendo gravemente en la existencia de un aire óptimo para la vida y el bienestar humano y animal.

Pero no sólo debemos pensar en que la contaminación afecta a las personas, a los seres vivos en la naturaleza y a los animales en sí, ya que también la calidad del ozono repercute gravemente en las cosechas.

Unas cosechas que, a fin de cuentas, serán luego consumidas por los seres humanos.

Por todo ello, se debe lugar contra la contaminación atmosférica desde todos los frentes posibles, porque sin ninguna duda en un futuro lo agradeceremos.

De dónde proviene la contaminación atmosférica?

contaminacion atmosfera
Es importante saber que la contaminación atmosférica no sólo es producida por el hombre, sino que también proviene de fuentes naturales como las erupciones volcánicas, la descomposición de materia orgánica e incluso incendios forestales, en este tipo de actividades se emiten gases y partículas en suspensión que por lo general son depuradas por la propia atmósfera. Sin embargo, principalmente las fuentes de contaminación más importantes son las que derivan de la actividad antropogénica. Los contaminantes que se liberan en mayor medida a la atmósfera proceden de la quema de los combustibles fósiles y de diversas actividades como las siguientes:

Actividades industriales principalmente para la obtención de energía, se liberan una gran cantidad de contaminantes dependiendo de la actividad que se genere, principalmente en ellas se liberan óxidos de nitrógeno, azufre y hierro, monóxido de carbono e hidrocarburos.

Actividades domésticas: éstas pueden suponer el 20 o el 30% de las emisiones totales en la atmósfera en áreas urbanas en los sistemas de calefacción usados en muchos hogares la quema de los combustibles fósiles, ya sea carbón o gasóleo, provoca que se emita a la atmósfera óxidos de azufre y de nitrógeno, metales pesados, hollines o cenizas volantes. .

Actividades derivadas del transporte: el uso de los vehículos de motor en los últimos años ha incrementado el problema de la contaminación como consecuencia de la emisión de contaminantes a través de los tubos de escape, principalmente los contaminantes emitidos por los automóviles son, monóxido de carbono, óxidos de nitrógeno, anhídrido sulfuroso, hidrocarburos no quemados, partículas sólidas y compuestos de plomo.
En muchas ciudades del mundo, la contaminación del aire es un serio problema que conlleva grandes consecuencias debido en muchos casos al intenso tráfico o las procesos industriales que se llevan a cabo, y en muchos casos según la OMS (Organización mundial de la salud) los niveles de partículas de contaminantes sobrepasan el límite de seguridad para la salud humana. En el año 2012, 7 millones de personas en el mundo murieron a causa de la contaminación del aire.

Estudios realizados por investigadores afirman que recientemente el país más contaminante del mundo es China, produciéndose 1.357.000 muertes en 2010, seguido de La India y Pakistán. La OMS marca los límites seguros en 20 mcg/m3 (medición habitual de la concentración de contaminantes como óxidos de nitrógeno o SO2 etc…) pero en ciudades como París el promedio anual es de 38 mcg/m3 y en casos extremos como los de Pekín se han llegado a superar 300 microgramos. En el caso de España Madrid es, según el estudio soft free cities realizado a primeros de 2015 la cuarta ciudad europea con más nivel de contaminación ambiental por detrás de Lisboa, Luxemburgo y Roma.

Consecuencias de la contaminación atmosférica en el medio ambiente

contaminacion-atmosferica
Formación de la lluvia ácida: este fenómeno se produce por la emisión del dióxido de azufre (SO2) y de los óxidos de nitrógeno (NO y NO2) procedente de las centrales térmicas, tubos de escape de vehículos, calderas, fábricas etc. Una vez que estos gases son emitidos a la atmósfera se disuelven en el agua de las nubes formando gotas de lluvia ácida, el viento transporta estas gotas y al caer sobre el suelo y la vegetación produce una serie de daños en bosques y ríos.

Daños en la capa de ozono: Su deterioro se produce por el uso de los clorofluorocarbonos (CFC), el O3 es una forma de oxígeno que se encuentra en la atmósfera y su función principal es absorber alguno de los rayos ultravioleta, en su disminución se ve implicado un aumento del nivel de radiación ultravioleta en la tierra poniendo en peligro la biodiversidad del planeta.

Efecto invernadero: La quema de combustibles fósiles derivados del carbono en contribuyen a aumentar el efecto invernadero, este fenómeno evita que una parte del calor que se recibe del sol deje la atmósfera y vuelva al espacio, por tanto estos gases de efecto invernadero son necesarios para darnos calor pero en una proporción adecuada.

Consecuencias en los humanos y animales

En las últimas décadas se ha observado que la concentración de contaminantes en el aire son peligrosos para el ser humano y los animales. Se ha comprobado una relación existente entre la contaminación del aire producida por partículas en suspensión y el anhídrido sulfuroso con la aparición de bronquitis crónica, catarros y dificultades respiratorias entre hombre y mujeres adultas. La exposición crónica de partículas puede provocar cáncer de pulmón y enfermedades cardiovasculares.

Las concentraciones elevadas de CO son una amenaza para la población, el CO inhalado combinado con la hemoglobina de la sangre, forma la carbooxihemoglobina, donde concentraciones de carbooxihemoglobina superiores al 10% puede provocar efectos en la función psicomotora que se manifiestan síntomas como cansancio o dolor de cabeza.
Grandes concentraciones de NO2 afectan al aparato respiratorio de animales y personas, y a partir de ciertas cantidades de compuestos inorgánicos del plomo puede provocar efectos en el comportamiento de las personas, afectar a la inteligencia de los niños y crear malformaciones de fetos de madres gestantes.