Escrito por Tendenzias

Chile planea un proyecto faraónico que dañará el medio ambiente de 4,6 millones de hectáreas

En Chile planean construir cinco embalses inmensos y la línea de alta tensión más larga del mundo. Luego de leer esa frase, uno no sabe qué pensar, ¿no? ¿Es bueno, o malo? Va a generar mucha energía, sí, es un record, es un gran emprendimiento comercial e industrial. Pero ¿qué pasas con todas esas regiones donde cambiará el ecosistema para siempre?

Un embalse significa que el cause de un río va a cambiar, va a cambiar todo lo que antes rodeaba sus márgenes, y significa también que muchos terrenos antes repletos de vida terrestre quedarán bajo el agua. Y no sólo hablamos de cinco inmensos embalses, sino de una línea de alta tensión que cruzará casi toda una región verde de Chile que tienen fauna y flora únicas. No piensen sólo en los cables ahí colgando en el cielo. Ya que para que esos cables pasen van a talar árboles para usar de postes, lo van a talar para hacer lugar a los postes y a los cables, y a las inmensas torres de alta tensión.

Son 2200 kilómetros de cables hasta la capital de Chile, Santiago; y luego 1300 kilómetros más hacia el norte del país, a las minas de cobre de Atacama.

En los medios se habla de el mayor proyecto energético de la historia de Chile, pero son pocos los que hablan de todas las protestas que se están generando por esto, por parte de los mapuches, los tehuelches y de los grupos ecologistas.

Una de las regiones vírgenes más hermosas del país se verá infestada de 4000 trabajadores que no irán a admirar el paisaje… irán con maquinarias pesadas, necesitarán alojamiento, infraestructura. Todo eso generará mucho impacto en el medio ambiente.

En El Mundo cuentan que “el Consejo de Defensa de la Patagonia Chilena, integrada por decenas de organizaciones sociales y ambientales, no cede en sus críticas y ha llevado la protesta no sólo a los medios y a las calles, sino a las librerías. ‘Patagonia chilena sin represas’, será presentado mañana martes en Madrid en la sede de Greenpeace. El libro detalla los impactos ambientales del proyecto con montajes fotográficos que explican cómo cambiará el paisaje tras las obras. Un par de ejemplos se muestran en esta página.

Los opositores aseguran que la línea eléctrica dividirá en dos al estrecho país situado entre los Andes y el Pacífico, a lo largo de ocho regiones y 200 comunas. Añaden que miles de propiedades resultarán afectadas y que 12 áreas de protección de la avifauna quedarán desprotegidas y serán causa de mortandad al colisionar con los cables.

También aseguran que cerca de 16.000 hectáreas quedarán sepultadas bajo el agua de los embalses, obras, pistas de cientos de kilómetros y líneas de alta tensión. Otras 4,6 millones de hectáreas sufrirán el impacto visual de tanta infraestructura. Los críticos que piden ayuda internacional ante un proyecto que según ellos, «nunca alcanzaría un permiso ambiental en Europa ni EEUU por sus impactos en un medio virgen».”

¿Siempre el “avance” tiene que ir en contra de el mundo que nos rodea? No lo creo, hay otras alternativas. Energía eólica mar adentro, en las costas. Energía solar en los desiertos chilenos. Hay mucho para hacer, la energía hidroeléctrica no es la mejor salida.

ElBlogVerde.com

Newsletter
Lo más interesante
Top 6
artículos
Síguenos