Escrito por Tendenzias

Accidente de Chernóbil: ¿qué pasó?

El accidente de Chernóbil se produjo el 26 de Abril de 1986 y, precisamente, lo hemos recordado días atrás ahora que falta poco para que se cumplan 24 años del desafortunado episodio. Decíamos que es bueno mantener viva la memoria de lo acontecido en el accidente de Chernóbil para poder evaluar con mayor claridad si la energía atómica o energía nuclear es favorable o desfavorable para la humanidad. Pero, ¿qué pasó? ¿Cómo fue? El tema continúa levantando polémicas.

chernobil Imagen: Humus

Algunos estudiosos han hecho referencia a fallos de diseño. Según los análisis posteriores, tanto el reactor RBMK como el complejo de Chernóbil sufrieron dos fallos de diseño que han tenido las trágicas consecuencias que ya todos conocemos.

En principio, se habla de que aparte de la pantalla superior (UBS) de 1400 toneladas, que recubre al reactor y a la parte inferior (LBS) instalada en el tanque, el reactor sólo estaba protegido por el recinto formado por la inmensa sala de turbinas (el edificio que puede verse desde el exterior), mientras que en Occidente casi todas las centrales están protegidas por casco doble (de cemento y de acero) y están separados entre sí por unos cuantos metros, que son muy útiles para contener las eventuales emisiones radiactivas internas así como para amortiguar un impacto exterior como puede ser el efecto del calor del sol durante el verano.

chernobil3

Imagen: Humus

Por consiguiente, el reactor RBMK padece de un defecto de diseño mucho más peligroso. La característica más importante del reactor RBMK es que posee un “coeficiente de vacío positivo”. Esto significa que si aumenta la potencia o disminuye la cantidad de agua, el combustible producirá más vapor. Por lo tanto, los neutrones que hubieran sido absorbidos por el agua, que se volvió cada vez más densa, aumentaron el proceso de fisión. Sin embargo, al mismo tiempo que la potencia, la temperatura también aumenta y esto provoca que se reduzca el flujo de neutrones (coeficiente negativo de combustible). El equilibrio de estos dos efectos opuestos varía en función del nivel de potencia. En el modo de producción normal, si la potencia es alta, el efecto de la temperatura es predominante y la potencia que tiende a producir el recalentamiento del combustible no se produce. Sin embargo, si la potencia generada es inferior al 20% del máximo, el efecto del coeficiente de vacío positivo predomina y el reactor entra en un régimen inestable que, en el caso de Chernóbil fue lo que condujo a la fusión parcial del reactor.

Como todo sistema, inclusive si es inseguro y está mal diseñado, este tipo de reactor funciona muy bien. Mientras que esté bajo control y en los márgenes de seguridad, el sistema se mantiene siempre y cuando nadie cometa ningún eror. Ahora bien, en esta circunstancia, los tres factores pareciera que se confabularon para producir una verdadera reacción en cadena que fue lo que llevó a que se produjera el trágico accidente de Chernóbil.

El próximo 26 de Abril se cumplirán 24 años del accidente de Chernóbil y vale la pena rememorarlo para comprender por qué hay que estar atentos a la proteccción y al cuidado de nuestro medio ambiente. Debemos proteger a nuestro planeta.

Vía: Luxorion

ElBlogVerde.com

Newsletter
Lo más interesante
Top 6
artículos
Síguenos